Un sacerdote que bendice los animales, bomberos vinicultores, un falo invertido en una famosa puerta de entrada, un árbol en una iglesia, un albergue antiatómico en la Gare de l’Est, un auténtico faro bretón cerca de Montparnasse, insospechados vestigios de burdeles, monogramas reales escondidos en el Cour Carrée del Louvre, la presentación de la corona de espinas de Cristo, un reloj solar diseñado por Dalí, un misterioso monumento francmasón en el Champ-de-Mars, un templo chino en un parking…
Para aquellos que creen conocer bien París, aún quedan muchos lugares insólitos y secretos que es posible visitar.

button icon Descargar la portada button icon Comprar por Internet button icon Ver un extracto